Fallas frecuentes de los turbos

fallas en los turbos

En la actualidad, casi todos los vehículos traen consigo un turbocompresor, el cual termina por darle muchos beneficios a la hora de revisar el consumo, sin embargo, esto acaba por ser uno de los elementos que más se dañan por distintos factores.

Es el turbocompresor quien trabaja constantemente a altas temperaturas y con un número elevado de revoluciones; que por supuesto, es inevitable las averías.

Como ya mencionamos, su trabajo es demandante por lo que se encuentra expuesto a distintas situaciones que necesiten mantenimiento; o en algunos casos el cambio por completo del turbocompresor.

Entonces es necesario que este tenga siempre presente el cuidado de lubricación, admisión, presión de aire y los distintos sistemas de escape para que pueda estar totalmente operativo como se necesita dentro del motor.

Dentro de las funciones que tiene el turbocompresor se encuentra la de dar altas prestaciones para la potencia del vehículo, además de lograr que no se tengan altos consumos mientras se controlan los niveles de contaminación.

Ahora enlistaremos cada una de las fallas más comunes de turbocompresores que suelen suceder; una vez que el uso ha sido excesivo o inadecuado, por lo que es importante tener presente cada uno de ellos.

Una vez que se identifique la falla que ha sufrido el turbocompresor, será hora de proceder a hacer el cambio del mismo; o en dado caso proceder con un servicio como el nuestro para su reparación de turbocompresores.

Fallas comunes que suelen ocurrirle al turbocompresor

Entre las causas más comunes de las fallas de un turbocompresor; se encuentra la de una mala lubricación, ya sea porque se encuentre en exceso, con defectos o sea una mala calidad la del aceite.

Incluso puede que suceda en el caso de un exceso de hollín, la cual termina por obstruir el turbo; y así no trabaja de la manera correcta llevando a grandes daños.

Ahora mencionamos cada una de las fallas que pueden ocurrir según el tiempo de vigencia que tenga el turbo, desde cuando están más nuevos, hasta cuando ya tienen tiempo de uso considerable.

1.      Falla por desgaste del buje del turbo

Esto ocurre principalmente por la velocidad, y la temperatura con la cual el eje se encuentra trabajando dentro del turbo; sobre los bujes que le permiten flotar sobre el aceite. Con el tiempo y la falta de lubricación, estos bujes comienzan a perder la hermeticidad, por lo que suelen ser uno de los puntos débiles de los turbocompresores, causando fugas de aceite que termina por dañar el sistema de admisión y logrando que se consuma mucho más aceite.

Para saber cuándo el turbocompresor de un vehículo suele tener este tipo de fallos, es muy posible que el tubo de escape desprenda humo azul, junto al consumo elevado de aceite.

2.      Falla por holgura del eje

Esto ocurre en el momento en el que el eje termina por desequilibrarse, por los desgastes que se producen con el roce.

Este tipo de falla suele producir algunos quiebres en los extremos de los alabes de la turbina, desprendiendo algunos trozos que pueden ir a los cilindros y causar averías mucho mayores.

Este tipo de fallas en el turbocompresor las podemos detectar al escuchar ruidos que no son normales del turbo; por lo que escuchar con detenimiento es recomendable.

3.      Falla por la geometría variable trabada

Como mencionamos anteriormente, el exceso de hollín puede ser perjudicial para los turbocompresores de los vehículos, en este caso puede producir que el turbo pierda el control total de la presión de soplado.

Esto suele ocurrir con más frecuencia en todos aquellos modelos de vehículos que son a diésel, ya que son quienes generan mucho hollín.

Este tipo de fallas en el turbocompresor la podemos detectar cuando se enciende la luz de fallo del motor dentro del cuadro de mando, además de producir una clara disminución de la potencia que tiene el vehículo.

4.      Falla por una deficiencia en la válvula de descarga

La válvula de descarga puede presentar problemas y abrirse; una vez que ocurre una perforación en la membrana del pulmón neumático, que se encarga de accionar el control de la presión del turbocompresor.

En este caso, lo que ocurre es que la presión del soplado se vuelve totalmente irregular, y termina por activar el modo de emergencia; lo cual podemos detectar al disminuir las prestaciones del turbocompresor del vehículo.

5.      Falla por una fuga de presión

Esto ocurre cuando los manguitos y abrazaderas del turbo terminan por aflojarse de alguna forma; o se terminan agrietando por los constantes cambios de presión a los que está sometido.

Además de esto también ocurre por el contacto constante con el lubricante, lo que termina por ocasionar una disminución en la potencia del vehículo; y unos ruidos en forma de silbidos graves que suelen escucharse al acelerar.

Cada una de estas formas en las que el turbocompresor puede llegar a tener fallas, el factor humano y el debido cuidado que se le dé al vehículo va a determinar también si esta fallará o no. En algunos casos el mantenimiento inadecuado del turbocompresor solo puede terminar llevando a que ocurra alguno de los fallos que ya hemos mencionado y que terminan por afectar su vida útil.

Síntomas generales de un turbocompresor con fallas

Dentro de los síntomas generales que puede llegar a tener un turbocompresor que presenta alguna de las fallas comunes que mencionamos se encuentran:

  • Disminución considerable de la potencia del motor, lo cual es fácil de detectar
  • Salida de humo negro o azul del tubo de escape
  • Retraso en la respuesta del turbo
  • Silbidos o ruidos que se produzcan en el compartimiento del motor.
  • Mayor uso de combustible y de aceite
  • Fallos en el motor que terminen por despertar las alertas del modo protección del mismo.

Es importante que se tenga siempre un adecuado uso del turbocompresor o de lo contrario será necesario el cambio o un servicio de reparación como el que ofrecemos. Contáctanos para que podamos darte la ayuda que necesitas y reparar los daños que puedan tener los distintos tipos de turbocompresores que puedas tener 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *